Contacto:

Laura Cañellas García
Avenida del Cid 89 1º izq.
07198 Palma de Mallorca

Teléfono: 687539197 687539197

Correo electrónico: info@lauramusicoterapia.com

¡Próximas sesiones!

No pierdas detalle de nuestros próximos proyectos. Si son de tu interés, no pierdas tu oportunidad!

También en las redes sociales:

Maternidad y Familia

 

 

El ámbito de maternidad y família hace referencia a:

 

- MT para embarazadas

 

- MT para bebés

Musicoterapia para embarazadas

La audición es el primer sentido que un bebé desarrolla dentro del vientre materno, y es el único que permite conectarse con el exterior. A través de vibraciones, ritmos y melodías, una madre y su bebé, que aún no ha nacido, pueden establecer un vínculo cercano y de placer para ambos.

 

La musicoterapia aplicada en el embarazo tiene un encuadre y unos objetivos muy claros a la hora de trabajar, ya que hay un tiempo delimitado para desarrollar el tratamiento, puesto que desde el inicio de la gestación hasta el nacimiento del bebé, hay un máximo aproximado de 30 sesiones. 

 

 

Los objetivos a trabajar están relacionados con tres aspectos básicos. El primero es el vincular, la relación entre los que están (los nuevos padres) y el que llega. El segundo se relaciona con las necesidades de la futura madre (miedos, fantasias, ilusiones, angustias...) y el último tiene que ver con la estimulación del bebé antes de nacer. 

 

Estos aspectos están relacionados con el concepto de "las esferas del embarazo", que son caminos paralelos al embarazo físico, donde transitan el embarazo emocional, mental y espiritual. Dicho concepto plantea que la gestación vive cuatro esferas, y si en algún momento aparece un desequilibrio entre ellas, se debe trabajar para nivelarlas, para que la vivencia de la gestación sea totalmente equilibrada. 

 

En cambio, generalmente sólo se considera importante la esfera física, y las otras quedan "invisibles", puesto que pasan por lugares no tangibles, y desde la medicina convencional no saben como tratarlo. Por eso, existen terapias alternativas y complementarias, como la musicoterapia, que trabajan las otras tres esferas, de una manera receptiva, productiva y relacional. Teniendo en cuenta, además, que el sentido que más puede ser estimulado antes de hacer, dentro de la vida intrauterina, es el auditivo, puesto que la audición prenatal empieza a partir de la semana 16 de gestación, siendo así el primer sentido que se desarrolla. 

 

Es por ello, que en la musicoterapia para embarazadas, coexisten tres áreas principales con las cuales se trabaja: el vínculo con el bebé que nacerá, el bienestar de la futura mamá y el propio bebé en gestación. Cuando hablamos de vínculo, no sólo nos referimos al materno, sino también al paterno, puesto que incluir a los principales involucrados hace que las relaciones intrafamiliares puedan ser mucho mejores. La comunicación no empieza con la mirada, el antecedente comunicacional más básico son las voces y los sonidos. 

 

Por una parte, en relación a la futura mamá, se tendrá en cuenta sus sensaciones, emociones, fantasias, miedos, culpas... para afrontar los procesos de gestación y los cambios que se producen, trabajando su expresión y comunicación emocional, lo que le permitirá vivir esta etapa con menos angustia.

 

Por otra parte, en relación al bebé que está por nacer, se tendrá en cuenta cómo es su desarrollo auditivo, cómo le llegan los sonidos, cómo estimularlo para que pueda reconocer una melodía incluso antes de nacer, pero reduciéndole el impacto sonoro ambiental y el estrés que le puede generar su propio nacimiento. 

 

El verdadero trabajo musicoterapéutico prenatal empieza a partir del cuarto mes de gestación, cuando su aparato auditivo ya está desarrollado y empieza a recibir sonidos de la atmosfera intrauterina, el latido del corazón de la madre, el sonido de la sangre que circula por la placenta, los pulmones... y despúes, la voz de su madre y su padre. 

 

Todo lo mencionado anteriormente, se trabaja a través de audiciones, visualizaciones, improvisaciones, relajaciones con movimiento, estiramientos, masajes vibracionales, baños sonoros, estimulación prenatal musical, el canto prenatal y la creación de la canción de bienvenida al nuevo integrante de la familia. Es decir, musicalizaremos todos los momentos tan y tan importantes que existen durante la etapa prenatal, para crear a la nueva familia y recibir al nuevo integrante.

 

Si un bebé es gestado y recibido de manera armónica, cálida, con estímulos internos y externos, seguramente crecerá en un ámbito donde se sentirá escuchado y respectado, y de esta manera, no necesitará chillar ni llorar en todo momento, puesto que se sentirá más seguro y sostenido a la hora de nacer, y a la vez, sus padres se sentirán mucho más firmes, sólidos y seguros de recibirlo,, porque ya habrán tenido contacto con su hijo/a antes de nacer, y éste/a, reconocerá la voz de sus padres, sobretodo la de su madre. 

 

Por lo tanto, los bebés que han participado en sesiones de musicoterapia durante su gestación son más tranquilos, sensibles y menos irritables, y además, la relación prenatal ayuda a las madres a decodificar más fácilmente las necesidades de sus bebés. Además, también favorece a la lactancia gracias a la confianza establecida. Cabe remarcar que el bebé tiene más posibilidades de establecer mayores conexiones neuronales, ya que antes de nacer puede reconocer diferentes tipos de música y melodías, y con una buena estimulación y un desarrollo sano, esto se traducirá a que el niño/a adquiera una mayor inteligencia. 

 

Musicoterapia para bebés

 

Es una atención temprana, que se trabaja a través de la música y sus elementos, que tiene como objetivo favorecer todas las posibilidades psicofisiológicas, afectivas, emocionales, de personalidad, cognitivas y sociales, enriqueciendo así el desarrollo físico, emocional e intelectual del bebé. De esta manera, puede contribuir al equilibrio, la marcha, la discriminación auditiva, las destrezas, los diferentes medios de expresión y comunicación, la respiración y la locución, la autoestima, la personalidad, las pautas de conducta, las diferentes capacidades del intelecto... 

 

La musicoterapia para bebés es un medio ideal de expresión y comunicación entre los padres y sus bebés. Es una experiencia de aprendizaje y de juego para los bebés y su madre/padre a través de la música.

 

Los objetivos que plantean para este ámbito son:

  • Estimular, vincular y fomentar la comunicación y expresión
  • Promover la autoconfianza y la confianza con el otro
  • Exteriorizar y afinar la sensibilidad
  • Estimular la audición sin insistir
  • Coordinar movimientos en el plano psicomotriz
  • Desarrollar la memoria
  • Reducir tensiones
  • Fomentar una buena respiración, postura y ritmo
  • Promover el habla y el canto a través de la melodía
  • Favorever la libertad de expresión, la ausencia de rigideza, la accesibilidad y el juego espontáneo
  • Cuidar su nivel de receptividad poniendo especial atención en la capacidad del bebé para asimiliar los estímulos
  • Fomentar la adquisición del lenguaje

Todo esto se trabaja utilizando la música y sus elementos, adaptando actividades a su desarrollo sensoriomotriz y neurológico, con canciones en movimiento, utilizando la voz de la madre como primer vínculo sonoro, y los sonidos ambientales para crear un ambiente sonoro sano, fomentando rutinas musicalizadas a través de nanas instrumentales o vocales, para que vaya construyéndo su sistema auditivo a su ritmo, trabajándo desde su mundo preverbal y musical, así como también desde la comunicación no verbal para que aprenda a reconocer la intención de la entonación de la voz.

 

El canto, es una herramienta ideal, un medio de expresión excepcional, que ayuda a desarrollar la audición y el aprendizaje del lenguaje, siendo la voz, la "huella" de cada uno, su propia marca de identidad personal, donde el cuerpo vibra, utilizando así el  instrumento musical propio. La voz cantada promueve el vínculo y el afecto, además de ayudar a escuchar y a emitir sonidos, puesto que es un lenguaje innato, que utiliza la palabra y la comunicación.

 

Va dirigido a bebés de 3 a 24 meses, siendo éstos los más importantes para el aprendizaje de competencias, conquistas motrices, elaboración de estímulos... con la compañía de sus adultos favoritos. 

 

Es importante destacar que todos tenemos una música preferida, ya sea una canción, una melodía que emociona más que otra, un ritmo interiorizado... y los niños, no son una excepción. Esta música preferida, que desde la musicoterapia la llamamos historia musical  es un recurso indispensable para el musicoterapeuta en el trabajo con los bebés.

 

Los niños, desde bebés, son seres musicales y creativos, con una capacidad extraordinaria de utilizar la imaginación para integrar lo que los rodea, por lo que se ofrece un espacio creativo donde poder traspasar los límites y poner en marcha todo su potencial. 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Laura Cañellas García